domingo, 29 de abril de 2012

Engordamos con facilidad...¿Será que tenemos un metabolismo lento?

Muchas personas se quejan constantemente que suben de peso con relativa facilidad y dicen: "hasta el agua me engorda".  

Sin embargo, puede que todas estas personas sufran de un metabolismo lento causado por los mismos alimentos que consumen o dejan de consumir o por hábitos pocos sanos que practican.  Veámos algunos de ellos:

No tomar la cantidad de agua que el organismo requiere a diario.   
El agua puede ser una buena ayuda para perder peso. Así lo aseguró un grupo de científicos en el Journal of Clinlcal Endocrlnology and Metabolism.   Al parecer, beber 1/2 litro de agua incrementa el metabolismo en un 30% pasados 10 minutos.             
         
Consumir, sin darse cuenta, un exceso de azúcares o carbohidratos refinados   
Algunas de las personas que desean adelgazar evitan a toda costa las grasas, pero abusan de los hidratos de carbono que, en esos casos, se convierten más rápido en grasas.   Para evitar esta situación, se  recomienda consumir carbohidratos naturales, presentes en frutas y verduras, y de absorción lenta (integrales). No se debe prescindir de las grasas "buenas".
               
Saltarse las comidas
Si se pasa muchas horas sin comer, el organismo baja su metabolismo drásticamente y reduce la quema de grasas.  El gasto calórico se incrementa tras las comidas, ya que el cuerpo tiene que digerir los nutrientes lo que se conoce como gasto energético postprandial.   Por ello, se recomienda tomar de cinco a seis comidas al día, pero en pequeñas cantidades.
       
No consumir alimentos proteínos en el desayuno    
Muchas  personas no consumen alimentos ricos en proteínas en la mañana, ya que piensan que pueden engordar.  Sin embargo, se ha comprobado que ingerir alguna proteína a primera hora de la mañana, como por ejemplo un huevo duro o una tortilla, es una buena ayuda para activar el metabolismo.
       
Consumír menos de 1.200 kcal al día  
Existen dietas para adelgazar que aportan entre 1.000 y 1.200 kcal, pero no resultan convienentes, ya que comer menos de 1.500 kcal hace que el organismo se vuelva ahorrador y "gaste" menos.
              
Cenar demasiado en la noche
A medida que avanza la tarde y la noche, el metabolismo basal va disminuyendo porque el reloj  biológico interno prepara al cuerpo para el descanso nocturno.  Las calorías de más que se tome durante la cena no se gastarán mientras se duerme.
       
No comer alimentos con enzimas "activas"    
Los vegetales crudos (verduras, hortalizas, frutas...) contienen enzimas activas que mejoran el metabolismo porque favorecen la digestión.  Por ello, se recomienda la piña natural, ya que contiene bromelina con poder activador y saciante. Es un perfecto tentempié entre horas.       

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...