viernes, 24 de junio de 2011

Cuidado cuando ves la TV... puedes que te estés engordando

Las personas adultas prefieren cenar en compañía, mientras que los más jóvenes lo hacen "por norma" delante de la tele.

A esas edades, las consecuencias de comer siempre atendiendo al televisor pueden ser serias. porque la actividad física es menor y la propensión a coger kilos es mayor. Y lo peor es que "esos vicios" de los jóvenes acaban adquiriéndolos también los adultos.

Según las encuestas, el 53% de las familias siempre comen y también cenan en compañía del televisor.


Esta situación ¿Qué conlleva?
Se mantiene la atención sobre el televisor y no sobre lo que te llevas a la boca. Por eso, no te debe extrañar que en ocasiones tú o alguien de la familia no recuerde qué es lo que ha comido ese día.

No se aprecia el sabor de los alimentos ni sus cualidades (dureza, jugosidad, etcétera).

Se elige menús poco sanos. Como las familias que comen con el televisor encendido no prestan atención a sus menús, acaban eligiendo alimentos menos sanos. Así lo ha mostrado un estudio publicado en el "Journal of the American Dietetic Association". Según el estudio americano, las familias que comen viendo la televisión toman menos frutas y también verduras.

Se come más deprisa, en especial si lo que ves tiene un ritmo muy ágil (un partido de fútbol o de básquet, una película de acción o incluso el informativo).

No se siente saciada. Al no ser consciente de que estás comiendo, tu cerebro no percibe correctamente las sensaciones de llenado y saciedad. Y eso te llevará, de nuevo, a comer más de lo que lo harías si masticaras de una manera consciente.


Tendencia a engordar
Todas las circunstancia anteriores pueden provocar que más tarde tengas la sensación de no haber comido lo suficiente, ya que el cerebro está "distraído" y por lo tanto, o comes más cantidad


Consejos para una buena cena
La cena, con el ritmo de vida que llevamos, suele ser el único momento en el que se reúne por completo la familia. Debemos disfrutarla, pero de manera sana. Veamos algunos consejos:

Un día sin tele. Negocíalo con los demás y disfruta de una charla distendida entre los tuyos. Es saludable y refuerza los lazos familiares.

Mastica lentamente, ensalivando bien los alimentos, ayudarás a su digestión y apreciarás mejor los sabores y aromas.

Levántate de la mesa sin sensación de estómago lleno. Las cenas copiosas o con mucha grasa dificultan un sueño relajado.

Cena a "tu hora". Es decir, unas dos horas antes de acostarte para que el organismo sea capaz

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...