jueves, 24 de marzo de 2011

Cómo evitar abandonar una dieta

Los primeros días cuando se inicia una dieta suele ser muy fácil: por un lado todo es novedoso y, por otro, te sientes con fuerzas suficientes para poder con todo. 

Sin embargo, a medida que el tiempo avanza, se puede ir perdiendo la voluntad y finalmente desistir de la dieta.

Para evitar abandonar una dieta, es necesario reforzar la voluntad. Aquí te damos algunas ideas al respecto:

"Alegra" tus platos: En este momento necesitas "comer con los ojos". Da más color y atractivo a las preparaciones agregando a las sopas o purés de tu dieta un elemento que te guste especialmente unas cuantas pipas de calabaza peladas sin tostar, unos trocitos de pan tostado, cuadraditos de queso ligero, taquitos de jamón desgrasado...

Lleva un diario: Divide un folio en varias columnas. En el margen izquierdo del papel señala la fecha, en la columna central qué plato has dejado de comer y por cuál lo has cambiado; y deja la columna de la derecha para tus comentarios (sí notas ansiedad, si el trabajo o la familia te están generando estrés, en qué momento del ciclo estás, etcétera).

Pasados unos días te será más fácil volver a la dieta marcada y, si echas un vistazo a ese diario, comprobarás que los días que querías abandonar la dieta coinciden con una situación de tensión o con el día 14 del ciclo, que es el momento de la ovulación. ¿Simple coincidencia? No, es el influjo de nuestras hormonas.

No le digas a nadie que estás a dieta: Ve cuidándote, por dentro y por fuera, y disfruta (llegado el momento) de los comentarios de quienes te rodean cuando te vean más esbelta y delgada.

Olvídate de las metas a largo plazo: Borra, de momento, de tu mente los kilos que necesitas perder porque lo verás como un objetivo muy a largo plazo. En su lugar, escribe en una nota tu meta diaria (o semanal) y pégala en la puerta de la nevera. 

Decide esa meta una vez hayas valorado tus posibilidades de esa semana: puede ser "renunciar durante dos o tres días al cruasán de cada mañana y tomar en su lugar una minibocadíllo", "beber leche desnatada en lugar de tomarla entera", o "servirte en el plato únicamente media ración de carne.

Pesarse cada semana. No te obsesiones con lo que marque la báscula, pero la mayoría de nutricionistas y endocrinos son partidarios de llevar un control semanal cuando se sigue un plan de adelgazamiento.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...