sábado, 11 de diciembre de 2010

Adelgaza con el aquaerobic


Estás consciente que tienes que realizar algún tipo de ejercicio para no sólo adelgazar sino también beneficiar a tu organismo. Sin embargo, te aburre caminar; ¿y las máquinas? ¡No gracias! Entonces, ¿Qué puedes hacer?

Por si no lo sabias, aquaerobics es uno de los ejercicios más completos que existen. Y si lo que te preocupa es mojar tu cabello, ¡para eso están las gorras!

El aquaerobic es una técnica que tonifica tu cuerpo y quema grasa de una manera muy relajante. Los ejercicios son muy cómodos porque el agua produce un menor impacto sobre los músculos y articulaciones, lo que hace de esta práctica ideal para mujeres embarazadas, para quienes sufren de la espalda, y para los adultos mayores.

Para hacerlo aún más divertido hay clases en donde, además de nadar, realizas aqua stretcht, aqua dance y aqua step. Y aunque no lo creas, el cuerpo trabaja el doble que en un gimnasio debido a la resistencia que produce el agua, pero sin la sensación de calor y sin riesgo de hacerte algún daño.


Una rutina adecuada
Si prefieres hacer ejercicios por tu cuenta en vez de inscribirte en alguna clase, este plan de entrenamiento te será muy útil. Importante es que los realices en un área en donde logres tocar el piso y el agua te llegue por lo menos a la cintura.

Calentamiento: Agarrado al borde de la piscina y con el cuerpo boca abajo, brazos y piernas bien estirados, vas a mover los pies, de 30 a 50 pataleos. Descansas y repites dos veces más.

Elevaciones de las piernas: Parado, con los pies juntados y de cara a la pared de la piscina, sube y baja lateralmente cada pierna, de 10 a 20 veces, con el pie flexionado y la pierna dura. Repite tres veces con cada pierna. Este ejercicio trabaja la parte interna y externa de los muslos.

Desplazamientos en el agua: Intenta recorrer la piscina a lo ancho, corriendo. Sube las rodillas tan alto como puedas. Descansa y repite dos veces más. Esto te elevará las pulsaciones del corazón y tus piernas tomarán fuerza. Además, la resistencia que proporciona el agua, las moldeará.

Elevaciones: Con los pies juntados, de cara a la pared de la piscina y tocando el fondo, trabajarás cada pierna elevando una a la vez, hacia atrás. Luego la bajas y la levantas, esta vez por delante, hasta la altura del pecho. Repítelo entre 10 y 20 veces, tres veces con cada pierna. Excelente ejercicio para endurecer los glúteos.

Saltar: Alejado del borde de la piscina, empiezas a saltar. Si quieres más intensidad, sumerge la cabeza al agua al flexionar. Da entre 10 y 20 saltos. Descansas flotando en el agua por unos segundos. Repítelo dos veces más.

Nadar: Para completar la sesión aeróbica, nada en la piscina de 20 a 30 minutos, ya sea de espalda o a crol. Esto hará trabajar aún más el corazón y ayudará a quemar calorías. Relajación y estiramiento: Una vez finalizada la rutina, realiza movimientos largos suaves dentro del agua, y unos estiramientos fuera de él.

Aunque pareciera que estuvieses realizando el menor esfuerzo posible, practicando el aquaerobic se trabaja el corazón, los músculos, la fuerza, resistencia y flexibilidad. Incluso el ejercicio es más intenso que en tierra, ya que la resistencia que produce el agua actúa como si llevases pesas en las piernas y en los brazos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...