lunes, 20 de febrero de 2012

Cuidado...Existen medicamentos que engordan

Muchas personas se quejan que, a pesar de hacer un buen régimen de ejercico y mantener una extricta dieta, es poco lo que bajan de peso e incluso pueden hasta engordar. En estos casos, ¿Qué es lo que está sucediendo?

Cuando ni las dietas ni los ejercicios ayudan a adelgazar una persona, es necesario verificar si la persona está tomando a diario algún medicamento, ya que algunos de ellos provocan provocan efectos secundarios que incluyen el ganar peso, pero ¿Cómo actúan estas sustancias para provocar esa tendencia a engordar?


Los efectos secundarios de algunos medicamentos:
Los medicamentos que engordan causan:

Sensación de fatiga y cansancio: Al tener menos ganas de moverte, se acaba quemando menos calorías.

Aumento en la sensación de hambre: Ciertos fármacos tienen efectos químicos sobre el cerebro, y uno de ellos es mantener siempre activado "el interruptor" del hambre.

Retención de líquidos: Ocurre sobre todo con las sustancias que se comportan en el organismo como si de hormonas se tratasen. Una vez que se dejan de tornar, los kilos de más se pierden con bastante facilidad.

Acumulación de grasas: Ciertos medicamentos provocan una reacción en cadena en el interior del organismo que acaba por afectar a la absorción de grasas, y suelen ser los que más aumento de peso causan.

Como se observa, los factores que hacen que las medicinas engorden son variados y complejos, incluso pueden coincidir varios de ellos en un medicamento en concreto.

Otro factor que influye notablemente en el peso que se puede llegar a acumular es la duración del tratamiento. No es lo mismo que prescriban una medicación durante unos meses a que se trate un trastorno crónico, y por ello la forma de actuar debe ser también distinta.


¿Cuáles medicamentos causan el aumento de peso?
A continuación te mostramos las familias de fármacos que más pueden alterar la figura.

La insulina: Estimula el apetito. Los antidiabéticos orales suelen producir menos aumento de peso, por lo que es una opción a valorar. Recientes estudios han demostrado también que la harmina, un componente vegetal, podría ayudar a controlar la diabetes en algunos casos.

Los anticonceptivos: Si hace tiempo que se toman, tal vez se deba cambiar de pastillas. Las de última generación, elaboradas con drospirenona, no provocan aumento de peso.

Ansioliticos y antidepresivos: Pueden provocar un aumento de peso muy importante, sobre todo si se toman sin control médico.

Los corticoides: Esta hormona, que se usa para combatir enfermedades como el reumatismo, asma, etc, tiene entre sus efectos colaterales el causar obesidad por alterar el mecanismo de los depósitos de la grasa.


¿Cómo evitar esta situación?
Los siguientes consejos pueden ayudar a que la talla no peligre pese a los efectos secundarios de la medicación.

No se automedique. Muchas personas reconocen que toma fármacos que necesitan prescripción sin consultarlo con un médico. Además de perjudicar la salud, se puede acabar ganando peso muy rápidamente.

Lleva una guía de síntomas si se comienza un nuevo tratamiento. Muchas personas piensan que los fármacos son "la panacea", sin tener en cuenta que además de sus efectos beneficiosos pueden provocar otros adversos.

Vigilar la dieta mucho más, ingiriendo una media de entre 100 y 200 kcal menos. Se puede lograrlo "invirtiendo" la proporción en las raciones. Las verduras deben ocupar dos tercios del plato y la carne y el pescado, uno.

Hacer más ejercicio. Se activará el metabolismo y se quemará las calorias que tienden a acumularse con el tratamiento médico.

Consultar con el doctor  Si se comprueba que el peso empieza a aumentar debido a la ingesta de algún medicamento, es necesario sugerir al médico la posibilidad de cambiar los fármacos que se toma por unos similares, ya que existen un gran número de medicamentos para tratar un determinado trastorno.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...